Acebes asegura que el Estatut promueve la inseguridad al «debilitar el Estado»

Piqué defiende que Cataluña quede «plenamente integrada en la mejor España que hemos tenido»

Tras un día de reposo, la contundencia volvió ayer a la campaña del PP. Lo hizo de la mano de Angel Acebes, su secretario general, que aprovechó su incorporación a la campaña para cargar contra las pretensiones del Estatut en materia de inmigración y seguridad ciudadana. De la primera dijo que es imposible pretender aplicar 17 políticas diferentes para cada una de las comunidades autónomas cuando lo que es necesario es crear una política común para los 25 países que forman parte de la Unión Europea. Para la segunda, sólo lanzó una advertencia: «No se consigue más seguridad debilitando al Estado».

Tras la serenidad de Ruiz-Gallardón el martes llegaron los aspavientos gestuales de un Acebes jaleado por un millar de personas. Los militantes del PP llenaron hasta los topes uno de los salones habilitados en un hotel barcelonés para celebrar el acto más multitudinario de los que hasta ahora ha organizado la formación en la presente campaña. Y el discurso que llevaba preparado el secretario general del PP le fue al dedillo.

Antes de iniciar el mitin, algunos de los presentes le transmitieron su sensación de desprotección tras la última oleada de robos en hogares catalanes. «Queremos la Guardia Civil. Queremos la Policía Nacional. Estamos desprotegidos en Cataluña», se desgañitaba una mujer jubilada cuando Josep Piqué ofrecía su discurso y Acebes aún no había tomado el micro. Otro le pedía brevedad a Piqué con un «¡al toro!» que le generó tanto sonrisas de complicidad como alguna que otra recriminación por la insistencia.

Lo cierto es que el auditorio se puso en pie cuando Acebes cogió el toro por los cuernos. Y alguna bandera del PP ondeó cuando acusó al PSOE del déficit de efectivos en las fuerzas de seguridad.«¿Sabéis por qué faltan guardias civiles y policías nacionales?» Él mismo respondió. «Porque cuando gobernaba el PSOE de Felipe González el dinero de los policías se lo llevaban a casa». Delirio.«Es que es verdad», comenta un informado asistente.

El número dos del PP sólo tuvo que continuar su discurso explicando que cuando su partido se hizo con la Moncloa tuvo que convocar cuatro o cinco oposiciones para cubrir esa falta de efectivos.Pero que eso no es suficiente y que ahora, con el nuevo Estatut, el déficit de efectivos policiales volverá a aflorar. Porque no querrán venir ya que «con el Estatut van a necesitar hablar catalán».

La defensa del modelo bilingüe imperante fue un continuo en el acto. Desde Alberto Fernández Díaz -presidente del Grupo Municipal del PP en Barcelona-, hasta Acebes, pasando por Piqué. El máximo responsable del PP catalán volvió a cargar contra la clase política catalana que forman PSC, CiU, ERC e ICV y reclamó la convivencia de símbolos catalanes y españoles. Se erigió en abanderado del humanismo cristiano como representante popular y, por tanto, cargó contra un Estatut que según el PP posibilita la eutanasia y el aborto libre. «Por es solo ya tendríamos que votar que no», subrayó.

Piqué aprovechó la ocasión para elevar también el tono de su discurso nacional, con la excusa de que el texto que pasa examen el 18-J genera desconfianza en torno a «la unidad de España» y reclamó una Cataluña «plenamente integrada en la mejor España que hemos tenido, la España constitucional». El dirigente catalán coincidió en ese caso con Acebes, quien inició su presentación con una petición de mantener una «España fuerte, que quiere evolucionar junta, frente a unos promotores del Estatut que «han alimentado el enfrentamiento entre catalanes y el resto de españoles».

Acebes lamentó la «corrosión generada» por la reforma del Estatut -bien, más que una reforma, todo un Estatut nuevo-, la misma que «quiere romper con el futuro común», con «el gran acuerdo de la Concordia -la Constitución-» y la que «a ver si acaba también con Zapatero». Este último punto fue el único que lanzó como de deseo más que como hecho, al repetir que la reforma ha acabado antes tanto con Pasqual Maragall como president de la Generalitat como con el tripartito.

«Lo que no vamos a permitir es que acabe con España», lanzó Acebes a su audiencia. El secretario general del PP aseguró que el Estatut ha servido como «coartada» de una clase política «que se aferra al poder» y utiliza «el nacionalismo, el victimismo y el conflicto como excusa para desentenderse del progreso de Cataluña».

DANI CORDERO, BARCELONA, EL MUNDO, 8/6/2006-